Nada similar desde 1954

7 de febrero de 2015

«En mi memoria no tengo recuerdos de ninguna nevada similar». Lo dicen los alcaldes de la zona norte que rondan los cincuenta y tantos, haciéndose eco de los testimonios que estos días se repiten en sus pueblos, que acumulan neveros de más de dos metros de nieve. El alcalde de Guardo, Juan Jesús Blanco, por aquello de que venía de un permiso del servicio militar y eso marca, recuerda una enorme nevada en enero de 1977, hace 38 años. Fue intensa pero de dos o tres días, como nevaba antes.

Sin embargo, la de este febrero no ha dado tregua durante una semana. Hasta 17 días de nieve, más o menos prolongada, ha contabilizado el alcalde de San Cebrián de Mudá, Jesús González, que como todos los demás acumula horas de trabajo a la vera de las máquinas quitanieves. Así, ayer llegaron hasta Perapertú, aunque fue imposible abrir el paso hasta Valle de Santullán. Yen esos trayectos cuya nieve no ha dejado de pisar ha visto neveros de casi tres metros.

«Sí, sí, una cosa es contarlo y otra es vivirlo», añade también a pie de obra el alcalde de Cervera, Urbano Alonso, mientras acompaña por La Pernía a un equipo de la Unidad Militar de Emergencias (UME)a acceder con una retroexcavadora a Tremaya, donde el sábado se hundió una nave de ganado. Los Llazos, otro pueblo de la zona, ha sufrido también el derrumbe de una nave y parte de la casa del ganadero, único vecino en el pueblo junto a su madre de 87 años, lo que ha provocado la muerte de diez vacas y heridas a otras. Yhasta allí han posibilitado, a través del Ayuntamiento de Cervera de Pisuerga, que llegue el veterinario para atender a otros animales heridos por el derrumbe.

Precisamente, animales como los ciervos y rebecos preocupan también al alcalde de Velilla, Gonzalo Pérez, quien considera que el 70% de ellos no van a sobrevivir a esta nevada, que afortunadamenta por otra parte no se ha traducido en problemas de salud de los vecinos que no hayan podido atenderse. También está inquieto el alcalde de San Cebrián de Mudá, Jesús González, por los bisontes de la reserva. «Los que están sueltos por el monte no los hemos visto hace días», afirma, a la vez que ensalza la buena voluntad de un grupo de chavales del pueblo que ayer mismo se calzaron las raquetas y recorrieron dos kilómetros para dar de comer a los bisontes.

Todos los medios son pocos cuando se trata de sortear tantas toneladas de nieve, las que de momento han impedido acceder en La Pernía hasta Herreruela de Castillería y Celada después de que ayer llegaran hasta los Redondos.

En Brañosera, el esfuerzo, sobre todo de los vecinos, como también resalta su alcalde, Jesús Mediavilla, ha sido importante, pero aún no se ha podido llegar hasta Salcedillo, donde hay siete viviendas habitadas. En este municipio han contado con la colaboración del Seprona de la Guardia Civil, también para solucionar un problema en el suministro de agua a Vallejo de Orbó.

Y después de una semana sin descanso para tratar de recuperar la normalidad, este lunes centra los esfuerzos en tratar de liberar la carga de nieve sobre los tejados. Mediante grúas con cestas tratarán de retirar parte de la nieve de los edificios municipales, igual que lo hicieron ayer para desmontar carámbanos de hasta dos metros y medio.

Los municipios más grandes también tienen otro objetivo, que es sacar a las afueras del pueblo las toneladas de nieve retirada hacia los lados de la calzada. Los deseos de todos los vecinos de la zona norte, alcaldes incluidos, se convierten en exclusivamente meteorológicos. Esperan que no nieve más y que tampoco llueva, lo que incrementaría el peso de la nieve sobre los tejados y provocaría más problemas que añadir a los quebraderos de cabeza de este temporal de nieve de febrero de 2015.

Fuente: El Norte de Castilla.es

© 2011 Robotica Design