La sociedad da su último adiós a Hernández

15 de febrero de 2015

A las 11,30 de ayer el féretro del presidente de la Diputación de Palencia bajaba por la escalinata del Palacio Provincial ante la expectación de decenas de palentinos que se agolpaban en las calles adyacentes para despedir a José María Hernández.

Pocos minutos después arrancaban los aplausos de los palentinos allí presentes con la partida de los coches que encabezaban el córtejo fúnebre, el tercero con los restos mortales del presidente, a los que seguían a pie varias decenas de personas. La familia deHernández, seguida de la presidenta en funciones, Ana Asenjo, y la vicepresidenta, Carmen Fernández, y el resto de diputados provinciales del Grupo Popular. También representantes autónomicos populares, miembros del Partido Socialista y otros representantes de la vida social palentina, cerrando el cortejo miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

El cortejo recorrió las calles Don Sancho, Mayor Princial, Barrio y Mier, Juan de Castilla y Jorge Manrique hasta la plaza de la Inmaculada donde le esperaban cientos de personas que lo recibieron también con aplausos. En la Catedral esperaban gran parte de las autoridades de ámbito nacional, regional y provincial que ayer quisieron dar su último adiós al presidente de la Diputación.

El director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, destacó que tras el triste fallecimiento de José María Hernández «nos quedamos con un modelo de lo que debe ser un buen político, por su cercanía y por el espíritu de servir a los demás». Subrayó que el presidente representaba «el concepto de honradez y del buen hacer», al tiempo que indicó que «perdemos a un amigo y compañero que ha sido y seguirá siendo un referente para todos los que hemos convivido con él».

El también palentino y director general del Imserso, César Antón, recordó su etapa al frente de la Gerencia Regional de Servicios Sociales, cuando José María Hernández estaba de gerente territorial en Palencia con Carlos Fernández Carriedo al frente de la Consejería de Familia. «Chema fue entonces un gran colaborador y luego además me sustituyó en el cargo pero más allá del tiempo este que compartimos, siempre fue un gran compañero que estaba allí cuando se le necesitaba y daba todo a los demás», comentó.

«Es una pérdida muy importante de un compañero y, sobre todo, una vida truncada política y personal», concluyó el director general del Imserso. El delegado del Gobierno en Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano, también estuvo presente en el último adiós a Hernández. De él dijo que «era un luchador infatigable por el bienestar de todos los palentinos y lo demostró hasta el último momento de su vida». Valoró su pasión por esta tierra: «era un enamorado de Palencia y de Castilla y León» y le calificó de «persona trabajadora, discreta y para mi con un carisma especial».

Ruiz Medrano desveló que el año pasado la Guardia Civil concedió al presidente de la Diputación la Medalla al Mérito «pero él no quiso que su entrega se hiciera pública y el general, yo mismo y algún compañero lo hicimos en su despacho. Él también tenía ese reconocimento por la labor que realizaba en favor de los ciudadanos del medio rural como era su misión principal a través de mejorar las casas cuarteles de la Guardia Civil», explicó.

Por último, aseguró que el legado de Hernández seguirá presente. «Tras estos difíciles momentos, esa fortaleza que él tenía seguro que desde el Cielo se la va a transmitir a los diputados provinciales, alcaldes, alcaldesas y concejales para seguir mejorando la calidad de vida de todos los palentinos».

También el secretario general del Partido Socialista de Castilla y León, Luis Tudanca, estuvo presente en la Catedral y quiso trasladar el pésame de los socialistas a la familia de Hernández y a sus compañeros de partido, y aseguró que «es de justicia reconocer la vocación de servicio publico que tenía».

De la clase política hay que destacar asimismo la presencia del presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, que acudió al sepelio junto a todos los consejeros de su Gobierno a excepción de los titulares de Agricultura, Silvia Clemente, y de Economía, Tomás Villanueva, que estuvieron el lunes en la capilla ardiente. También estuvo la presidenta de las Cortes, María Josefa García Cirac, así como su predecesor en el cargo José Manuel Fernández Santiago, actualmente procurador en el Parlamento regional. Igualmente, quisieron despedirse de José María Hernández senadores y diputados palentinos, procuradores, alcaldes y presidentes de Diputación de las provincias de Castilla y León, así como alcaldes y presidentes de las Juntas Vecinales de la provincia, diputados provinciales y concejales.

Entre los asistentes también estaban el portavoz del Comité Electoral del Partido Popular y diputado por Ávila, el palentino Pablo Casado; al presidente de la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) y alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, y el presidente del Consejo Consultivo, Mario Amilivia.

Representantes de la Administración de Justicia como el presidente del Tribunal Superior de Justicia, José Luis Concepción, el de la Audiencia Provincial, Ignacio Javier Pérez Rafols, y la fiscal jefe, Lourdes Rodríguez. También del Ejército, así como destacados miembros de la Iglesia como el Padre Ángel, fundador y presidente de la ONG Mensajeros de la Paz.

Otros sectores de la sociedad palentina como sindicatos y empresarios también estuvieron presentes para despedirse de José María Hernández.

© 2011 Robotica Design